Cuando ubicamos a Panamá en el cuadro de economías mundiales y regionales destaca como uno de los países con crecimientos más altos.

La economía mundial creció 3.6% en 2017, un crecimiento que se explica por el mayor dinamismo del comercio mundial. Latino américa y el Caribe -después de dos años preocupantes- alcanzó un 1.3% de crecimiento económico. Panamá reportó 5.3%, destacándose notablemente en cualquiera de esos ámbitos. Con todo, es bueno señalar que respecto al pico de crecimiento exhibido en el 2011 y 2012, la economía del istmo ha venido desacelerándose.

Para el año que comienza se espera un auge aún mayor en Panamá, así como en Centroamérica, en Latino américa, el Caribe, y también en China e India; no así en las economías más avanzadas donde se predice una ligera disminución de crecimiento económico.

En cifras, lo que se espera en este 2018 para el conjunto de países emergentes y en desarrollo es un 4.9%; para Panamá un 5.6%.

Las actividades económicas que más incidieron en el fortalecimiento de la economía panameña fueron:

  • Transporte, almacenamiento y comunicaciones, particularmente por el mayor dinamismo en el Canal ampliado: mayor tránsito de buques de alto calado, tonelaje e ingresos por peajes, movimiento de contenedores en puertos y transporte aéreo de pasajeros.
  • Construcciones desarrolladas tanto por el sector público como el privado. A pesar de la disminución en el valor total de los permisos, hubo crecimientos de tipo residencial.  
  • Minas y canteras, por el incremento en la extracción de piedra y arena debido a la demanda de insumos para la construcción de obras.
  • Intermediación financiera, principalmente por el aumento de la cartera crediticia
  • Energía. Suministro de electricidad, gas y agua, impulsada por la mayor generación hidráulica.
  • Las actividades de Agricultura, ganadería, silvicultura e Industrias manufactureras registraron un desempeño poco favorable, con una disminución en rubros de exportación. La pesca en cambio, mostró un mayor tonelaje en productos de exportación respecto al 2016.
  • El comercio total en la Zona Libre de Colón experimentó una ligera disminución. Mencionemos la pérdida de un cliente importante como es el caso de Venezuela, azotada por la mayor crisis de su historia.

Las cifras de crecimiento son una cara de la moneda. Hay otros ángulos para mirar el clima económico de los países. Un informe anual del Banco Mundial, conocido como Doing Business, coloca a Panamá en la posición 79 entre 190 naciones en el promedio de un conjunto de indicadores que mide la facilidad para hacer negocios. Por otra parte, y en contraste con lo anterior, la desigualdad social es extremadamente alta en Panamá, como lo es también la percepción de la corrupción. El desempleo ha aumentado ligeramente, también la deuda pública respecto al PIB; el PIB ha venido en caída desde el 2011, y la deuda pública en aumento, contraviniendo la Ley de Responsabilidad Social Fiscal (LRSF) que introducía un límite del 1% al déficit del Sector Público No Financiero; dicho límite se ha venido aumentando por decreto desde su introducción en el 2008; hoy día, la actual administración lo elevó a 4.1%. El déficit de la balanza comercial fue mayor que en 2016 por un crecimiento en el valor de las importaciones, especialmente de combustibles.

Para el 2018, se espera notar el impacto de las relaciones de Panamá con su nuevo socio comercial: China Continental. Las relaciones con el gigante asiático seguramente repercutirán en la inversión extranjera y en rubros económicos como el turismo.

Desde el punto de vista político, Panamá entra al año pre-electoral, con expectativas por cuanto se percibe un descontento general con la actual gestión, lo que anima a contendores políticos, inclusive a candidatos de la criticada gestión anterior, a enfrascarse en una ardua campaña por la presidencia.

Hay varios desafíos, en particular mantener al país fuera de listas grises discriminatorias, sin perder por ello la competitividad fiscal ni la atracción de inversiones, manteniendo la imagen de un lugar para negocios rentables.

Adicionalmente, a Panamá le toca, al igual que a todos los emergentes, asimilar la nueva realidad tecnológica que ha venido a cuestionar el modelo de desarrollo económico basado fundamentalmente en la producción industrial, considerada hasta ahora meta y guía en nuestros países.

Fuentes:
Informe Económico y Comercial de Panama. Of. Económica y Comercial de España en Panamá. 2017.
Informe Económico y Social. Ministerio de Economía y Finanzas de la República de Panamá. 2017.
Informe Económico de Panamá. Entorno Global/Regional. Latin Consulting, AIH Capital, Aguaclara 2018.